Ventaja #11.- Mejora la imagen corporativa y la reputación

En unos mercados en los que todo se copia, los intangibles (marca y reputación) han pasado a convertirse en variables fundamentales para diferenciarse. Una reputación cuya construcción también se ha transformado en los últimos tiempos ya que la empresa sigue siendo el actor principal, pero ya no el único. Hoy las aportaciones e interacciones de clientes, trabajadores, proveedores y otros grupos de interés, juegan un papel esencial y en la actualidad, en un porcentaje elevado, estos actores valoran la imagen de la empresa, que es la base para que la empresa adquiera reputación, en función de su política RSE.

La empresa que incorpora una política de RSE adquiere aceptación y legitimidad social, genera credibilidad y capital simpatía y se garantizará una mayor sostebilidad.

Por otra parte, una mejor reputación a través de la honestidad y transparencia incrementa la influencia de la empresa en la sociedad y se ganará el respeto de los líderes de opinión.

Ventaja #22.- Favorece la prevención de riesgos

La RSE es también un instrumento muy eficaz para reducir los riesgos potenciales asociados a las actividades que desarrollan las empresas.

La creación de códigos éticos y de conducta, el establecimiento de estándares responsables en la selección de proveedores o la incorporación de consideraciones medioambientales o de Derechos Humanos a lo largo de la cadena de valor, reduce significativamente la probabilidad de que las compañías incurran en "mala praxis" y disminuir drásticamente la posiblidad de sufrir riesgos como publicidad negativa o boicots a sus productos o servicios.

Ventaja #33.- Mejora la captación y retención de talento

Los millennials, constituirán el grueso laboral del futuro. Según las previsiones, representarán el 75% de los trabajadores en el año 2020. Una generación que parte de postulados novedosos y que está obligando a las empresas a repensar sus políticas de RRHH.

Para los millennials, el trabajo no es una carga, sino un ámbito de disfrute y plenitud. Cuando valoran un empleo, el factor económico pierde peso frente a variables como la adecuación del mismo a su proyecto de vida. Consideran esenciales aspectos como la flexibilidad horaria, la posibilidad de teletrabajar, la autonomía, la innovación, la participación o la transparencia. Buscan adherirse a causas, prefieren empresas comprometidas con la sociedad y el medioambiente y valoran los entornos que promueven la multiculturalidad y la diversidad.

En este escenario, la RSE ayuda a diseñar y ofrecer propuestas novedosas y atractivas para este nuevo perfil de trabajadores del siglo XXI. La clave del éxito reside en trabajar bien, aspectos como la motivación, el liderazgo, el bienestar personal, el crecimiento profesional o el orgullo de pertenencia.

Ventaja #44.- Mejora del clima laboral y la productividad

Junto a la captación y retención de talento, una buena estrategia de RSE tiene efectos muy positivos en el grado de satisfacción y compromiso de los trabajadores con la compañía.

Un trabajador satisfecho es más productivo. Por ejemplo, la implementación de programas de voluntariado corporativo ofrece infinidad de ventajas. Mejora la motivación, las habilidades y la autoestima de los trabajadores; fomenta el orgullo formar parte de la empresa implicación de los empleados y su compromiso con la misma.

Una adecuada gestión de la diversidad incide positivamente en términos de productividad y competitividad. Está demostrado que los equipos multiculturales y diversos multiplican las perspectivas desde las que analizar la realidad, logrando mayor eficacia en la búsqueda de soluciones. Cuanto más distintas son las formas de pensar, tanto más variadas son las soluciones aportadas.

Las empresas que valoran a sus empleados, que les dan soporte y ayuda continua (como por ejemplo facilitar la conciliación laboral y familiar), aun en momentos económicos difíciles consigue que los empleados se sientan más motivados y a gusto y ello estimula a que los empleados permanezcan en la empresa y valoren su empleo.

Así, ser responsable socialmente generará automáticamente más productividad, puesto que una mejora en las condiciones para los trabajadores optimizará también su eficacia.

Ventaja #55.- Fomenta la innovación

La RSC incentiva el desarrollo de productos y servicios innovadores. El diálogo con los diferentes grupos de interés, unido a la búsqueda de soluciones vinculadas a objetivos de sostenibilidad e impacto social potencian el desarrollo de productos novedosos que permiten el acceso a nuevos segmentos de mercado.

Ventaja #66.- Mejora la eficiencia energética

Los objetivos medioambientales que asumen las empresas en el marco de sus acciones de RSE suelen incluir medidas de eficiencia energética, reciclado y otras iniciativas de disminución de consumo de recursos naturales. Con ello, además de minimizar sus impactos negativos sobre el medio ambiente, obtienen un significativo ahorro en términos económicos ayudando a reducir costes innecesarios.

Ventaja #77.- Proporciona ventajas en la financiación

Un comportamiento responsable, implica la implementación de prácticas de buen gobierno, éticas y transparentes que inciden favorablemente en su credibilidad en los mercados y mejoran su acceso a la financiación logrando mejorar las condiciones y el coste.

Además de ventajas fiscales, las empresas responsables reducen el riesgo de contingencias, ofreciendo con ello un valor añadido que incrementa el valor de sus acciones y refuerza la confianza de inversores reales y potenciales que siempre preferirán empresa bien posicionada socialmente.

La paulatina incorporación en índices bursátiles de inversiones éticas, como el Dow Jones Sustainability Index (DJSI) o el FTSE4GOOD, atrae accionistas e inversores.

A través de los años se ha comprobado que una política de RSE alineada con las metas estratégicas y la cultura interna de la empresa tiene como resultado la mejora de su desempeño financiero y la reducción de costos operativos.

Ventaja #88.- Fideliza consumidores y clientes

Los consumidores admiran aquellas empresas que valoran a sus empleados, desarrollan proyectos sociales, se preocupan por el medio ambiente e invierten esfuerzos contra la corrupción. Por ello, la RSE social es un factor esencial para garantizar la fidelidad del consumidor. Una tendencia al alza, teniendo en cuenta los nuevos hábitos de consumo de las generaciones venideras.

Cada vez hay más inquietud de la ciudadanía por problemas ambientales, las inquietudes también son globalizadas y esas inquietudes cada vez afectan más a los criterios de compra y de inversión en los productos de las empresas.

Por otra parte, además de calidad y precio, los clientes empiezan a demandar información de las condiciones de producción, las certificaciones que tiene el producto, entre otras. La lealtad del cliente se consigue satisfaciendo sus necesidades, empezando por proveerle un lugar donde pueda transmitir sus inquietudes y quejas y proporcionándole una atención personalizada.

Ventaja #99.- Obtención de premios, etiquetas y distintivos

Son muchos los premios y distintivos que están surgiendo en materia de responsabilidad y sostenibilidad. Estos galardones, además de reconocer de manera pública los esfuerzos de las empresas en este ámbito, ayudan positivamente a difundir las iniciativas de las compañías a través de foros no empresariales. Asimismo, mejoran la relación con el entorno, logran una mayor credibilidad frente a nuevos consumidores y usuarios e incrementan la influencia de la empresa en su sector.

Ventaja #1010.- Preferencias en la contratación pública. Acceso a mercados

Cada vez son más las Administraciones y Organismos que están incorporando consideraciones de sostenibilidad y responsabilidad social como criterios de valoración y mejora para seleccionar a los adjudicatarios en los procesos de contratación pública.

Por otra parte, contar con la clasificación de empresa socialmente responsable se ha convertido en requisito para competir en mercados internacionales. El mercado internacional exige que se cumplan y respeten determinados estándares y certificaciones en materia social y ambiental y cada día existen más regulaciones sobre este tema y lograr obtener las certificaciones es un proceso exigente.

Para compañías como Ikea, Ferrovial, el Grupo Mahou-San Miguel o Google, entre otras muchas, la RSE no es una moda pasajera sino un pilar esencial de su estrategia empresarial. Y a la vista de su triple cuenta de resultados, que hace referencia al desempeño de una empresa expresado en tres dimensiones: social, económica y ambiental, parece que caminan por la senda adecuada.